Cuando se trata de relaciones, no hay regla de oro o guía a seguir. Nadie puede ayudarte a elegir entre estar juntos, ser tú mismo, ser la víctima,