Hay un viejo refrán que dice “perdonar y olvidar”, pero ¿por qué deberíamos hacerlo? ¿sentimos realmente la necesidad de perdonar y mantener en nuestras vidas a las personas